DeGeneres usó su iPhone tras bambalinas y no el Samsung que patrocinó los Oscar