El turismo en Barcelona se resiente