El turismo nacional salva a la hostelería de la sequía de visitantes extranjeros