El gasto turístico en agosto crece un 3,5% y coloca a Baleares como principal destino receptor de ingresos