Los universitarios se enfrentan a la asignatura más difícil, el alquiler de la vivienda con los precios disparados