Las venta de coches de segunda mano retrocedieron un 0,6 por ciento en 2010