Preocupación por la venta de pisos en primera línea de playa ante la subida del mar