El viento desespera a los hosteleros en Cádiz