El visto bueno de la Troika