Las viviendas de lujo, también en crisis