Los riesgos políticos y los cambios en la economía, factores clave para invertir