La Policía mexicana desaloja por la fuerza a unas 50 familias en un edificio okupado