Bajan las denuncias por acoso escolar pero son cada vez más violentas