Familias y docentes todavía no tienen claro cómo será la vuelta a las aulas a falta de dos semanas