A los universitarios españoles se les atraganta la carrera y solo la mitad la terminan en plazo