La vuelta al cole prematuramente en pleno coronavirus puede poner en riesgo a padres y profesores