Rubalcaba defiende las energías renovables