Calahonda salva las elecciones pero casi pierde el pueblo