Una campaña marcada por la crisis