El PSOE saca el altavoz