¿Rajoy trae mala suerte?