Los nacionalistas buscan votos en la crisis