Los partidos se ponen las pilas y trabajan ya para un Gobierno estable