El debate a cuatro, sin un claro ganador