Las elecciones dejan a unos dentro y a otros fuera del Congreso