La victoria de Trump también sorprende a los norteamericanos que viven en España