La emoción de las horas previas