Los empleados del Madrid impidieron el uso del catalán al final del partido, según el Barça