La eólica pierde 25 empleos al día y se siente ante la "bola de partido" que decidirá su futuro