El sector energético reclama a Industria una estrategia propia y una "correcta" planificación