Un entierro simulado para apreciar la vida