El equipo revelación no puede con un Barça intratable