Una escuela de Londres aisla en el comedor a los hijos de los padres morosos