Un investigador español, entre los 40 mejores del mundo