Los españoles convierten al pulpo Paul en el rey de Facebook