La lucha entre tres españoles en 125, máxima atracción del GP de Australia