Una espectacular nube de estorninos sobrevuela Pontevedra al atardecer