Los restos del esqueleto hallado en La Pedriza pertenecen a una mujer