La estimulación cerebral profunda para la epilepsia refractaria reduce en un 69% la media de crisis a los 5 años