Un estudio asegura que estamos rodeados de vida extraterrestre