El estudio de un fósil de ballena revela que parían en tierra