Un auténtico psicópata, lo que puedes llegar a ser si eres amigo de tus exparejas