"La euforia es nuestra mayor amenaza"