Los resultados de las europeas dibujan un difícil panorama para el bipartidismo