Un exhibicionista enmascarado crea el pánico entre los universitarios de Seattle