Fayçal Cheffou, el hombre del sombrero, que no se inmoló en el aeropuerto