La brutalidad de los atentados dificulta la identificación de las víctimas