El pate extremeño es el único que puede consumirse en Estados Unidos