La falta de competitividad no es culpa del KERS