El fichaje de Schumacher por Mercedes puede ser la bomba de 2010